‘NUNCA MÁS LOS GALLARDO BRACAMONTES DE SLRC VIVIRÁN BAJO DE BAJO DE UN ÁRBOL’

 Habían sido desalojados  de una casa  de renta, luego de un predio donde cobijaban a una de sus hijas y a dos nietos en una casa de muñecas y tenían viviendo un mes bajo la sombra de un mezquite, forrado por cartones.

 Por fortuna un vecino abogó por ellos y uniendo esfuerzos, la AC de Tijuana, Construyendo Esperanzas, 16 alumnos de Ingeniería  Civil del Tecnológico de Puerto Peñasco y Pano Salido, construyeron en tres días una casa, que le devuelve a la esperanza a la familia de la colonia Topahue de SLRC.

 “Es gratificante hacer equipo con los jóvenes; la experiencia de haber ayudado a Francisco Javier, de oficio ayudante se albañil, a superar este “bache”, los convertirá en ingenieros civiles exitosos y en seres humanos con gran capacidad de dar”, dijo Pano Salido.


SAN LUIS RÍO COLORADO, Sonora.- El punto de partida que la familia Gallardo Bracamontes necesitaba para tener la oportunidad de seguir adelante, quedó marcado con la construcción de su casa en la colonia Topahue de esta frontera, gracias a un esfuerzo conjunto de la Asociación Civil Construyendo Esperanzas, de 16 alumnos del Instituto Tecnológico de Puerto Peñasco y de Epifanio “Pano” Salido.

La desesperada situación de esta familia sanluisina que no pudo seguir pagando renta, que vivió durante tres meses en un predio donde los niños se refugiaban en una casa de muñecas para evitar que les picara un animal y que durante casi mes y medio se cobijó bajo la sombra de un mezquite forrado de cartones, ha cambiado por completo.

En tres días, estudiantes del quinto semestre de la carrera de Ingeniería Civil del Instituto Tecnológico de Puerto Peñasco, con el apoyo de Construyendo Esperanzas y Pano Salido, levantaron una casa de material en un lote que le fue donado a la familia.

Francisco Javier Gallardo Nieblas y su esposa Bertha Alicia Bracamontes Correa, beneficiarios de esta vivienda, no ocultaron su emoción al agradecer a quienes hicieron posible que puedan contar con un techo bajo el cual protegerse de las inclemencias del clima.

Con cuatro hijos, una de los cuales todavía vive con ellos con sus dos hijos, el jefe de familia, de oficio ayudante de albañil, comentó que nunca dudó que lo iban a ayudar, pero le sorprendió que todo haya sido tan rápido.

“Fue una ayuda muy rápida en cuanto nos regalaron el lote llegó la bendición y en tres días quedó la casa lista”, dijo Francisco Javier, quien emocionado no pudo contener el llanto, mientras abrazaba a su esposa.

Pano Salido agradeció el trabajo y la coordinación entre la Asociación Construyendo Esperanzas, los estudiantes de Puerto Peñasco, el voluntario Hermes Damián Velázquez y la Oficina de Enlace de los Diputados del PRI en esta ciudad a cargo de Samuel Romero, para hacer posible el poder ayudar a una familia a contar con un hogar.

“Esa sensación que te da el poder ayudar a la gente que lo necesita no tiene precio y que bien que estén aquí apoyando a las familias más necesitadas, además en algo que les va a ayudar mucho cuando sean todos unos profesionistas. Este aprendizaje es muy importante”, les dijo Pano Salido a los jóvenes del Instituto Tecnológico de Puerto Peñasco.

Luis Manuel Millán Linares, secretario del consejo directivo y representante legal de la Asociación Civil Construyendo Esperanzas, que tiene 38 años de haber sido fundada en Baja California y que también apoya en Sonora, dijo que al conocer el caso de la familia Gallardo Bracamontes hicieron un estudio y comprobaron que efectivamente había una necesidad muy fuerte, por lo que se decidió ayudarlos.

“Esto es un punto de partida para ellos, que cuenten con un lugar para tener a sus hijos, un lugar donde se puedan refugiar de los elementos naturales y de esa manera ellos puedan salir adelante, de ellos depende hacerlo”, mencionó Millán Linares.

A nombre de sus compañeros, Ramón Durán Soto, alumno del quinto semestre de Ingeniería Civil del Instituto Tecnológico de Puerto Peñasco, expresó que están colaborando para hacer estas casas para familias que necesitan ayuda.

“Esta es la segunda casa que hacemos con el trabajo de todos los compañeros y nos sentimos muy bien de ayudar a gente que de verdad necesita un hogar en el que sus hijos puedan estar protegidos”, dijo.

Ø Habían sido desalojados  de una casa  de renta, luego de un predio donde cobijaban a una de sus hijas y a dos nietos en una casa de muñecas y tenían viviendo un mes bajo la sombra de un mezquite, forrado por cartones.

Ø Por fortuna un vecino abogó por ellos y uniendo esfuerzos, la AC de Tijuana, Construyendo Esperanzas, 16 alumnos de Ingeniería  Civil del Tecnológico de Puerto Peñasco y Pano Salido, construyeron en tres días una casa, que le devuelve a la esperanza a la familia de la colonia Topahue de SLRC.

Ø  “Es gratificante hacer equipo con los jóvenes; la experiencia de haber ayudado a Francisco Javier, de oficio ayudante se albañil, a superar este “bache”, los convertirá en ingenieros civiles exitosos y en seres humanos con gran capacidad de dar”, dijo Pano Salido.

SAN LUIS RÍO COLORADO, Sonora.- El punto de partida que la familia Gallardo Bracamontes necesitaba para tener la oportunidad de seguir adelante, quedó marcado con la construcción de su casa en la colonia Topahue de esta frontera, gracias a un esfuerzo conjunto de la Asociación Civil Construyendo Esperanzas, de 16 alumnos del Instituto Tecnológico de Puerto Peñasco y de Epifanio “Pano” Salido.

La desesperada situación de esta familia sanluisina que no pudo seguir pagando renta, que vivió durante tres meses en un predio donde los niños se refugiaban en una casa de muñecas para evitar que les picara un animal y que durante casi mes y medio se cobijó bajo la sombra de un mezquite forrado de cartones, ha cambiado por completo.

En tres días, estudiantes del quinto semestre de la carrera de Ingeniería Civil del Instituto Tecnológico de Puerto Peñasco, con el apoyo de Construyendo Esperanzas y Pano Salido, levantaron una casa de material en un lote que le fue donado a la familia.

Francisco Javier Gallardo Nieblas y su esposa Bertha Alicia Bracamontes Correa, beneficiarios de esta vivienda, no ocultaron su emoción al agradecer a quienes hicieron posible que puedan contar con un techo bajo el cual protegerse de las inclemencias del clima.

Con cuatro hijos, una de los cuales todavía vive con ellos con sus dos hijos, el jefe de familia, de oficio ayudante de albañil, comentó que nunca dudó que lo iban a ayudar, pero le sorprendió que todo haya sido tan rápido.

“Fue una ayuda muy rápida en cuanto nos regalaron el lote llegó la bendición y en tres días quedó la casa lista”, dijo Francisco Javier, quien emocionado no pudo contener el llanto, mientras abrazaba a su esposa.

Pano Salido agradeció el trabajo y la coordinación entre la Asociación Construyendo Esperanzas, los estudiantes de Puerto Peñasco, el voluntario Hermes Damián Velázquez y la Oficina de Enlace de los Diputados del PRI en esta ciudad a cargo de Samuel Romero, para hacer posible el poder ayudar a una familia a contar con un hogar.

“Esa sensación que te da el poder ayudar a la gente que lo necesita no tiene precio y que bien que estén aquí apoyando a las familias más necesitadas, además en algo que les va a ayudar mucho cuando sean todos unos profesionistas. Este aprendizaje es muy importante”, les dijo Pano Salido a los jóvenes del Instituto Tecnológico de Puerto Peñasco.

Luis Manuel Millán Linares, secretario del consejo directivo y representante legal de la Asociación Civil Construyendo Esperanzas, que tiene 38 años de haber sido fundada en Baja California y que también apoya en Sonora, dijo que al conocer el caso de la familia Gallardo Bracamontes hicieron un estudio y comprobaron que efectivamente había una necesidad muy fuerte, por lo que se decidió ayudarlos.

“Esto es un punto de partida para ellos, que cuenten con un lugar para tener a sus hijos, un lugar donde se puedan refugiar de los elementos naturales y de esa manera ellos puedan salir adelante, de ellos depende hacerlo”, mencionó Millán Linares.

A nombre de sus compañeros, Ramón Durán Soto, alumno del quinto semestre de Ingeniería Civil del Instituto Tecnológico de Puerto Peñasco, expresó que están colaborando para hacer estas casas para familias que necesitan ayuda.

“Esta es la segunda casa que hacemos con el trabajo de todos los compañeros y nos sentimos muy bien de ayudar a gente que de verdad necesita un hogar en el que sus hijos puedan estar protegidos”, dijo.

Comments are closed.