​Quinto Poder 2

​Quinto Poder 2

www.Sinaloenses.mx

Las cifras y las traiciones en política son muy claras, los números son incapaces de mentir. Citaré un ejemplo muy claro, en el pasado proceso electoral 2016, en el municipio de Angostura se presento un aumento de 598 votos con referencia al anterior resultando en 23 mil 745. Es decir que las mismas personas votaron los mismos priistas, panistas, perredistas, pasistas, etc. En la lógica anticuada del famosísimo voto duro, todos deberían tener por lo menos cifras cercanas a proceso electoral anterior o lo que marcan sus respectivos padrones. Pero la realidad es tan disparatada que el Partido Sinaloense paso de un máximo histórico de 1,220 a 10,296 votos en elección de ayuntamientos. Y el PRI paso de 9,888 a 6,528 votos o sea que le hicieron falta 3,360 votos al tricolor. La pregunta del millón es ¿A dónde se fueron esos miles de votos? Porque de hecho votaron esos priistas o debería decir ex priistas. Regularmente esos votos son catalogados como de “castigo”, que tradicionalmente lo ejecutan grupos contrarios al candidato que no se ven beneficiados en las negociaciones. Pero en la pasada elección como regularmente pasa en el PRI se impuso una candidata que solo era beneficiada entre las vacas sagradas de ese partido y tan es así que a pesar haberles dado el mínimo histórico hace unos días tomo protesta en un puesto de primer nivel o sea que ni vencida les da chance a las jóvenes…la desbandada se veía venir ya que para el tricolor estatal, el municipio de Angostura no pinta, su aportación de 6,528 votos y ni siquiera aporta en el distrito para la elección de diputado local. Lo curioso es que la mayoría de los grupos del PRI anduvieron de comparsa en la campaña, pero los números dicen otra cosa como dijera Migueliacho “a la sorda” y tan evidenciado quedó que en la nueva administración algunos puestos fueron entregados a amigos cercanos o familiares de los que anduvieron con Martha Ofelia Meza. El mayor beneficiado fue el Partido Sinaloense se quedo con mayor presupuesto y creció en estructura. Aun que tenemos que recordar que en el 2013 en ese mismo proceso electoral hizo alianzas con el PRI Y CONTRA EL. Es decir que si Satanás o la Santísima Muerte fueran un partido político, el PAS probamente ya hubiera tenido una alianza con ellos. Dicen que el pueblo no tiene memoria y así pasa con el líder supremo este partido, Héctor Melesio Cuén alias el cuatro letras como lo llaman los trabajadores de la Universidad “autónoma” de Sinaloa que trabajan también para el Partido Sinaloense.  Es de sentir pena ajena que la palabra autónoma le quede grande alas UAS, pero eso será otro tema.  Volviendo al tema de las alianzas resulta que al inicio de la legislatura en curso, los diputados del PRI Y PAS votaron en bloque (como los grandes socios que son) para aumentar los impuestos que Quirino Ordaz aplicara este año. Es una señal grave de lo que nos espera a los sinaloenses ya que fue muy descarado que el gobernador y el cuatro letras ya traen un acuerdo, que la verdad eso ya venía desde la elección de 2016, ya lo había advertido en su momento que estos dos personajes tienen como común denominador por no decirlo de otra forma a Jesús Vizcarra Calderón, es quien tiene el control de cómo se dan las cosas en el estado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


5 + 8 =